Sergio González

Xbox Series X. Ese es el nombre final de la próxima consola doméstica de Microsoft. Antes conocida como Project Scarlett, se ha materializado en lo que la empresa gigante de Redmond anticipa que será “la más rápida y potente de todos los tiempos”. Con motivo de la celebración de The Game Awards —el equivalente a los premios Oscar del videojuego—, el jefe del departamento de videojuegos de Microsoft, Phil Spencer, subía al escenario para comunicar algo ante millones de espectadores.

Porque Microsoft tenía aún una última sorpresa guardada para antes de finalizar el año; la respuesta a Sony y su también ambiciosa e innovadora PlayStation 5. Ambas se lanzarán en Navidades de 2020, pero ha sido Xbox quien ha mostrado en primer lugar cómo será verdaderamente su apuesta para los próximos años.

Hasta 120 imágenes por segundo y resolución 8K

“Durante 18 años y tres generaciones de videojuegos, hemos diseñado las consolas Xbox para dar poder a vuestros sueños. La comunidad Xbox nos ha mostrado el poder que tanto los juegos como la diversión pueden tener en todos nosotros. A medida que entramos en una nueva generación de juegos, vemos un futuro en el que estés absorto instantáneamente en tus títulos, en el que los mundos son aún más reales, envolventes, receptivos y sorprendentes, y en el que tú estás en el centro de tu experiencia de juego. Con la nueva Xbox Serie X, materializaremos esa visión”, ha dicho Spencer esta madrugada en España.

Son tres las palabras clave que acompañan a Xbox Series X: potencia, eficiencia y compatibilidad. Una máquina que promete ser muy silenciosa, todo para garantizar que la experiencia sea tan poderosa como la de un ordenador de alta gama; pero con las ventajas e inmediatez que otorga un sistema diseñado esencialmente para jugar a videojuegos.

Microsoft pretende, asimismo, ratificar su concepto de ecosistema al garantizar no solo un nuevo techo técnico en lo que a velocidad y poder gráfico se refiere, sino también en la llamada retrocompatibilidad: la posibilidad de traer de vuelta tus juegos antiguos a la nueva consola y que se ejecuten con mejoras visuales y de rendimiento. Hablamos, por tanto, de una oferta donde habrá miles de juegos compatibles con el lector de discos de la máquina desde el primer día; al margen de lo que se ofrezca de forma digital.

Xbox Series X se podrá situar de forma vertical y horizontal. Asimismo, la promesa es que se convierta en “la consola más silenciosa y eficiente” que han diseñado nunca los arquitectos de sistemas en Microsoft. Pura vanguardia tecnológica. El nombre elegido es “una expresión de nuestra larga historia en el gaming, la implacable pasión de nuestro equipo y nuestro compromiso tanto con nuestros fans como con el futuro de los videojuegos en Microsoft”. Un comentario que, a su vez, disipa cualquier tipo de duda sobre la posible renuncia de la multinacional tecnológica en el emergente sector del ocio interactivo.

En el interior de ese chasis, cuyo diseño recuerda al de una CPU actual de ordenador, se encuentra un potente procesador AMD Zen 2 con arquitectura RDNA cuatro veces más potente que Xbox One X —el modelo más avanzado de su actual gama—, cuya principal novedad es que ofrecerá soporte para la técnica de trazado de rayos (Ray Tracing) acelerado por hardware, no por software. Poder disfrutar de videojuegos en resolución 4K con 60 imágenes por segundo será un estándar, no un objetivo; de hecho, podrá alcanzar resolución 8K a cambio de una tasa de refresco variable. La memoria RAM será GDDR 6, aunque no han especificado de cuántos gigabytes todavía. Lo que sí se ha confirmado es que contará con tecnología VRS, una técnica de sombreado de velocidad variable patentado por la propia Microsoft, que garantizará a los desarrolladores poder aprovechar todo el poder de Xbox Series X junto a una memoria de almacenamiento SSD NVMe ultrarrápida. El resultado es tangible: “se eliminarán prácticamente los tiempos de carga”. Las pantallas de espera y los fundidos a negro serán, en muchos casos, algo del pasado.

Nuevo mando.
Nuevo mando.Microsoft

El nuevo mando, el Xbox Wireless Controller

Nueva consola es también sinónimo de nuevo mando. Xbox Series X contará con una versión mejorada y más avanzada tecnológicamente del que ahora conocemos como Xbox Wirelles Controller. Todos los packs incluirán uno de estos controladores, cuyo diseño y tamaño han sido refinados “para acomodarse a un mayor rango de personas”. Su principal novedad a nivel físico es la incorporación de un nuevo botón situado en el frontal del chasis, el botón Share, con el que simplemente al pulsar podremos hacer una captura de pantalla o grabar un clip de vídeo de nuestras partidas. Compartirlo en redes sociales será cuestión de segundos.

El pad direccional deja atrás también la clásica cruceta de ocho direcciones para heredar el d-pad avanzado de Xbox Elite Series 2 Wirelles Controller, la solución premium que actualmente se puede encontrar en tiendas a un precio en torno a los 129 euros, más orientado a profesionales. Ahora todo el mundo podrá experimentar la comodidad de ese pad direccional. El concepto de compatibilidad de los juegos se repetirá con el mando: será compatible con la actual consola doméstica de Microsoft, Xbox One, pero también con ordenadores Windows 10. Del mismo modo, los actuales mandos de Xbox One se podrán utilizar sin problema en Xbox Series X. Una familia, un ecosistema, sin restricciones.

Fotograma de 'Senua’s Saga: Hellblade II, Ninja Theory'.
Fotograma de ‘Senua’s Saga: Hellblade II, Ninja Theory’.Microsoft

Videojuegos más realistas

Senua’s Saga: Hellblade II es el nombre del primer videojuego exclusivo que se ha visto en acción para Xbox Series X. Junto al esperado Halo: Infinite —que pertenece a una saga de videojuegos que lleva acompañando a la marca Xbox desde 2001—, este título es una secuela del aclamado Hellblade: Senua’s Sacrifice, desarrollado por el estudio británico Ninja Theory y ganador de cinco premios BAFTA; uno de ellos por la interpretación de su protagonista, Melina Juergens. La obra original narra una aventura de redención realizada con captura de movimiento de actores reales, con la intención de expresar la psicosis de una joven en el que el trauma, los sacrificios y la exploración eran sus señas de identidad. El juego, todo un éxito comercial, tendrá ahora esta secuela aún más ambiciosa técnicamente, rozando casi el fotorrealismo. Las secuencias mostradas en el vídeo de presentación se han tomado del propio motor gráfico del juego.

Además de este estudio, Ninja Theory, Microsoft cuenta con un total de quince equipos internos trabajando ya en la nueva plataforma, Xbox Series X, cuyo lanzamiento se espera en todo el mundo en Navidades de 2020 con el servicio de videojuegos bajo demanda Xbox Game Pass —que ofrece más de 150 juegos con un modelo similar a Netflix— como otro de sus principales baluartes en el mercado digital.

El precio de esta potente máquina es aún desconocido. Estos detalles, así como el catálogo de videojuegos de lanzamiento, serán revelados a lo largo del año 2020. Microsoft ha movido ficha y se sitúa, de facto, decidida a dominar el mercado.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here