Para Marcos Maizel, guitarrista de la banda de hard rock Uchpa y uno de sus pilares junto al vocalista Freddy Ortiz, hubo dos momentos especiales en su trayectoria: uno fue en el Cosquín Rock 2018, festival de música celebrado en Argentina que ellos inauguraron, y el otro en la FIL Guadalajara 2017, que para el músico “también fue algo alucinante”.

Pero el boom de la agrupación que llevó el quechua al rock y el blues, ocurrió en el 2000, cuando lanzaron su sencillo “Corazón contento”, incluido en su álbum “Qukman Muskiy”. “[Uchpa] Se hizo algo mediático, era la novedad. Pero lo mediático sube como la espuma y mantenerlo es muy difícil”, apuntó Maizel para RPP Noticias.

Actualmente, con una industria musical diezmada por la crisis global del nuevo coronavirus, la banda busca adaptarse a la nueva normalidad y le toma el pulso al terreno digital, con un concierto virtual que ofrecerá el 17 de julio vía streaming en Facebook. Una oportunidad, advirtió Maizel, para reponerse de estos tiempos recios.

No hemos tenido ahorros para vivir, la pandemia nos ha golpeado duramente. Es un concierto que nos da un dinerito. Y en este momento streaming, nos adaptamos a las reglas de juego. Un músico debe pagar recibos de alquiler, luz, agua, y [estos] no se pagan con ‘likes’ en Instagram o Facebook. Espero que la gente se sensibilice”, apuntó el guitarrista.

“EL PERÚ NO ES ROCKERO”

De acuerdo con Marcos Maizel, es difícil apostar por el rock en el Perú. Más aún si sus letras son escritas y entonadas en quechua, un idioma constantemente marginado, y su melodía fusiona un género sin mucho empuje mediático con otros propios del folclore peruano. De allí que, por su condición de rara avis, considere a Uchpa como un “fenómeno”.

Voy a decir algo duro: el Perú no es rockero”, diagnosticó Maizel. “Al Perú le gusta la cumbia, la chicha, la salsa, el pop y las baladas. Lo que el peruano define como rock es baladas nueva ola. Es un público difícil cuando uno entra con una guitarra crujiente y una batería fuerte y un amigo cantando en quechua”, añadió.

Pero un instante mágico sobreviene cuando los espectadores oyen este cóctel por primera vez. “Primero se enganchan con la música, después sienten el mensaje de que es un rock peruano. Se sienten orgullosos”, señaló Maizel, quien conoce esta epifanía al estar más de dos décadas al frente de Uchpa y que enfatiza como atributo la “identidad peruana” que transmite la banda en todo el mundo.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here