Los laberintos no entienden razones
están ahí siempre
caminos interminables
sin escuchar a sus caminantes

Nos confunden
llevándonos por imaginarios espacios
siempre chocando con paredes
sin encontrar nunca salidas

Los laberintos son eternos
como bofetadas de aire
cálidos y estáticos
esperando capturar el destino

Siempre verdes y ordenados
invitándonos a entrar en ellos
seduciendonos con su belleza
con sus entradas silenciosas

Ellos son hermosos y eternos
escondidos en cualquier lugar
sentenciando a los creyentes
en corredores de ilusiones

Los laberintos no entienden de razones
no escuchan
son corredores de ilusiones
para aplacar las penas de sus caminantes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here