El templo era solitario
solo vírgenes del sol
cuidadas por los sacerdotes
cumpliendo rituales de castidad

Zorb soberano del cielo y tierra
dios protector del templo
portaba una túnica blanca
empuñando una espada

Las vírgenes de Zorb
fueron las hijas favoritas
en la ciudad de Zuncar
antigua ciudad de Fonkur

Cada tercer sábado del mes
bajo las sombras del amanecer
tres corderos eran sacrificados
tributo de las vírgenes a su dios

Zorb, en forma de león
empezaba los rituales
sacrificando a la victima
asegurando un mes de paz

Las vírgenes y su dios
diluían la sangre en un manantial
sumergiéndose en el
purificando así sus almas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here