Mauricio Palma

Los legendarios Led Zeppelin han escritos las páginas más jugosas y magnificas del rock setentero que se tenga memoria. La banda británica de rock & roll por excelencia tiene a su haber miles de anécdotas que rozan la locura y la grandeza.

Hace unos días la página oficial de la banda recordó aquel 23 de junio de 1977 cuando un quinto integrante se unió a Led Zeppelin para ofrecer en el Forum de Los Angeles un show único, tanto por la maestría de los protagonistas como por lo anecdótico e irrepetible que llego a ser.

Aquella noche, la bestia descomunal que tenía en batería The Who, Keith Moon, decía presente en el concierto de Zeppelin. La idea era una; esperar a que terminará el show para irse de farra con los integrantes de la banda y en particular con Robert Plant que era un muy bien amigo de Moon. Fiestas descontroladas habían tenido por miles, con decenas de mujeres para cada uno de los presentes y drogas… las drogas no paraban de llegar en aquellas fiestas de la perdición.

Pero en ese 23 de junio del 77 algo cambio. El bueno de Keith quería tocar con la banda a pesar de que no había nada preparado. El catálogo de Zeppelin lo conocía pero jamás había ensayado con la banda y menos para una presentación en vivo.

Lo cierto, es que el batería de The Who se subió al escenario y acompañó al gran John Bonham y a John Paul Jones en la sección rítmica. A pesar de haber estado juntos en múltiples oportunidades, todo ocurrió de la forma más informal posible, al punto que Moon puso unos bongos y se sentó en la batería de Bonham sin casi preguntarle.

Aquella noche Moon estaba descontrolado, la fiesta había comenzado seguramente para él horas atrás. El set que puedes ver abajo, cortesía de la página oficial de Led Zeppelin, incluye a Ketih no solo en la batería sino que en el micrófono hablando con el público en compañía de Robert Plant.

Los fans de The Who y Led Zeppelin son conscientes de la historia ya contada. Una anécdota que vio por unos instantes dos de las bandas más grandes del mundo como en aquel entonces se reunían sobre un mismo escenario. La historia de Moon con Zeppelin se extiende a lo largo de la vida, no solo por las fiestas inauditas que realizaron, sino como por hechos que fue el mismo Keith quien inspiro a Jimmy Page y compañía a ponerle a su banda Led Zeppelin.

Además, este concierto en Los Angeles fue lamentablemente el fin de una era. Moon jamás volvió a pisar suelo norteamericano muriendo el 2 de septiembre de 1978 para dar paso a la muerte del propio batería de Zeppelin dos años más tarde; el 25 de septiembre del 80. Ambos baterías dieron su vida para que magnas agrupaciones tuvieran la categoría de leyenda no solo por la enorme música que creaban sino que también por lo que significaba ser un rockstar en los años setenta. Ambos murieron a los 32 años de edad.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here