Hace unos días escribíamos de la época anterior a la interior, aquellos momentos de la historia donde la vida era mas simple y la comunicación interpersonal era mas efectiva. Asimismo, cuando podíamos recordar todos los teléfonos de nuestros amigos ya que no existían los celulares que nos han dado la facilidad de apuntar todos esos números reemplazando a los recuerdos.

No vamos a mencionar años por temor a equivocarnos, pero si mencionaremos que hubo una época antes de la internet en que se volvieron de moda todos los jueguitos de computadoras y sus posteriores reencarnaciones en Atari. Recuerdo que antes era una novedad esos juegos de unos palitos y una bolita que iba rebotando y lo llamaban tenis. Eso fue en los inicios, luego cada día se irían modernizando hasta llegar a la actualidad.

Claro, siempre es bueno poner el parche antes que los jóvenes pregunten de que hablamos. Estas son historias previas a la internet y durante la aparición de la misma. Yo recuerdo que conocí a la internet en la Universidad de Lima mientras trabajábamos en un proyecto de revista virtual. Antes de ello era un simple diagramador de revistas, libros y alguno que otro afiche que apareciera por ahí. Esas son épocas muy atrás, pero están muy ligadas a los conocimientos que tengo de programas de pc y también al desarrollo de revistas virtuales y las múltiples aplicaciones que conozco se pueden desarrollar al respecto.

Para los años noventa me convierto en un usuario avanzado de computadoras especializado en todo lo que fuera diseño de revistas o periódicos. En aquellos días era lo que me gustaba hacer y en el campo laboral siempre giro alrededor de ello. He diseñado una buena cantidad de libros y revistas en los diferentes trabajos que había desempeñado. En este caso hablamos de revistas y libros para la impresión en papel.

Como toda en la vida uno tiene que evolucionar y eso me llevo a dar el salto del diseño de publicaciones físicas al de los formatos virtuales. Mi viaje empieza con un gran amigo de la facultad de derecho, Abel Oruna. Con el y un grupo de estudiantes trabajamos en una revista llamada Ratio Iuris.  Si bien la revista era en formato papel, también realizamos la primera edición virtual de la misma. De ahí para adelante mi trabajo se desarrollo mixto, tanto ediciones virtuales como las solo usaban papel.

Años pasan y van, habiendo recorrido diferentes trabajos desarrollando esta modalidad de lo virtual y lo real. Para llegar a trabajar en el diario El Comercio, hablando de la vida virtual y las novedades que esta ofrecía a la humanidad. Una época sumamente interesante al poder desenvolverme como periodista y trabajar en proyectos especiales. Realmente fue una etapa de aprendizaje que me ha acompañado hasta el día de hoy.

Esta es la etapa de la entrada de las computadoras personales a los trabajos, estamos hablando de los noventa en toda su extensión. Pues desde los ochentas ya habíamos empezado a experimentar con las primeras computadoras que algunos vimos por primera vez en el último año de colegio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here