Hay una rosa blanca
que escondo en lo mas profundo
cuidándola con pensamientos
alimentándola con emociones

Cada mañana la riego con esperanza
para hacerla sentir importante en su pequeñez

Es así que mi rosa crece
protegida de las inseguridades del mundo
escondida en un rincón mental
en el cual puedo observarla

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here